Tiempos de plomo : grupos de acción y defensa confederal

Las asociaciones obreras y, en especial las libertarias, dispusieron siempre de esas estructuras de autodefensa no paramilitares que se nutrían de los numerosos grupos de afinidad que existían en las mismas. La historia de los grupos de autodefensa del anarcosindicalismo es tan antigua como la historia del asociacionismo del movimiento obrero. Los militantes que los integraban no eran profesiones de la pistola ni de la revolución. Sus miembros no eran profesionales de la violencia. Eran, simple y llanamente, Obreros. Eran trabajadores manuales o intelectuales anónimos, en la mayoría de los casos. Los nombres de la mayoría de sus componentes no han transcendido, sólo aquellos en los que recayó la responsabilidad del cargo. Sus herramientas de combate, más que la pistola o la dinamita, fueron la solidaridad y el apoyo mutuo.

Autor: Juan J. Alcalde
Editorial Fundación Salvador Seguí ; CGT
Páginas 230
Año 2014
ISBN  978-84-872-1821-7
Precio: 9,00

 

Pedir más información: